Posted by : Unknown 08 septiembre 2011


El cáncer es un enfermedad que, eso dicen siempre, nunca desaparece del todo, que nunca se puede olvidar porque, cuando menos te lo esperas, si no estás mirando, aparece de nuevo. El cáncer, si bien no es más que un vehículo, un detonante, para el cambio del protagonista de Breaking Bad, sigue siendo un condicionante para la misma, especialmente en la primera mitad de su historia. Como en la vida, al descubrir el cáncer, es cuando empieza la parte más dura, mental y físicamente. Después, si hay suerte, el paciente puede entrar en remisión o sus niveles de marcadores hallarse en cifras bajas y no tan peligrosas. Aún así, las pruebas nunca desaparecen de la vida del paciente: tarde o temprano (puede que no, siempre hay esperanza), el cáncer volverá a asomar la cabeza pero, esta vez, se le pillará en sus etapas más fáciles de contener. En Breaking Bad, como no lo hacen con nada de lo que ha ocurrido en la serie, el cáncer de Walter no se ha olvidado y en la primera escena tras los créditos del último episodio de la serie, Hermanos, nos lo demuestran con un momento en el que el protagonista acude a una de sus periódicas pruebas (en este caso, como bien explica Walter al "novato" de la sala, un escáner PET/CT, por supuesto, sin hacer ningún esfuerzo y dejando claro que sentirse el más inteligente de la habitación es una prioridad para él), una escena que está muy bien escrita y que nos muestra, también a través de la enfermedad, el carácter de Walter y su filosofía vital.

I've been living with cancer for the better part of a year. Right from the start, it's a death sentence. It's what they keep telling me. Well, guess what. Every life comes with a death sentence. So every few months, I come in here for my regular scan, knowing full well that one of these times, hell, maybe even today, I'm going to hear some bad news. But until then, who's in charge? Me. That's how I live my life.


Esta escena circular que enlaza con el laboratorio de metanfetamina, también se puede leer contrastando las diferentes formas de ver la enfermedad que tiene una persona que acaba de empezar con el "proceso" ("Man plans, and God laughs") y otra que ya está atrapada en él ("That is such bullshit"). El segundo, Walter, vive además atrapado en otro "proceso", y otro proceso en el que siente que es, incluso más literal y directamente, un "dead man walking" (tomo prestada la expresión para aplicársela a él de este magnífico post de Valentina), una vida, un trabajo, que está convencido de que tiene todas las papeletas para llevarle a la tumba. De igual modo que afronta la enfermedad, afronta su otra situación, decidido a vivir en sus propios términos. Pero, a diferencia de con el cáncer, la sensación de que puede ser más proactivo, de que puede hacer algo, no le deja descansar: si puede evitar que le maten golpeando primero, hará lo que sea necesario para conseguirlo. Así pues, hasta cierto punto, Walter se puede decir que tiene dos enfermedades que amenazan su vida y, sobre la que él cree que puede hacer algo para defenderse, no dudará en actuar. Tanto es así que, el cáncer es para Walter algo secundario ya, algo que un día le traerá malas noticias, pero que, desde luego, no le va a impedir enfocar todas sus fuerzas en tratar de solucionar lo que (cree) puede solucionar. Hasta el punto de que, en medio de la conversación, no puede evitar hacer una llamada para ver si sus asuntos avanzan: "Yes. I'm... I'm waiting to hear a progress report on that thing we discussed. So call me".

Para el espectador de la serie, parece claro, en cierto sentido, que Walter tiene los días contados pero, ¿cómo se irá de este mundo? ¿Será el cáncer o será su, cada vez más interesante (aún), jefe el que se le lleve de aquí? Lo que es seguro es, por lo menos para mí, que no se irá en silencio ni, como no podía ser de otro modo en una serie tan maravillosa, con alguna que otra sorpresa.

Posts // Comentarios

¡Mis libros!

Últimos comentarios:

Previously on...

Nos enlazan:

- Copyright © 2002 Freak’s City -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -