Posted by : Unknown 19 febrero 2012

Es probablemente más que injusto juzgar a una serie por un episodio. Lo sé, y aún así lo hago muchas veces hablando y escribiendo sobre pilotos que son, quizá, el episodio más injusto para juzgar a la mayoría de las series (por lo menos en el caso de las series en abierto, el cable, es diferente). Y esto, es aún más cierto en el caso de las comedias, que poco a poco evolucionan y se convierten en la serie que hace lo que debe o lo que se le da bien hacer. Pero, si en vez de escoger el piloto, juzgas la serie cuando ya se ha asentado, cuando se supone que sabe dónde va y cómo ir ahí, hay menos excusas y menos posibilidades de que te equivoques sobre si la serie es para ti o no.

Me ha ocurrido algo curioso con dos comedias de la ABC, Happy Endings y Cougar Town.

La primera la empecé a ver en el episodio cuarto de la segunda temporada, Secrets and Limos, y el otro día vi el decimocuarto, Everybody Loves Grant. He visto todos los episodios desde el primero que vi y, en general, todos me han gustado, me han divertido y me han hecho sonreír o reír. Así pues, después de 11 episodios, sé que me gusta la serie mucho y que es una comedia para mí. Pero desde el primer episodio sentí que aquello encajaba conmigo, que era de mi estilo. Quizá debería de hablar de las virtudes de esta serie, que me parecen muchas y más de las que saltan a primera vista, pero he venido a hablar de otra cosa, de Cougar Town.


El otro día vi el primer episodio de la tercera temporada (Ain’t Love Strange) de la serie de título poco afortunado. Sé que después de un comienzo titubeante, la gente empezó a cogerle gustillo y vio que la serie había empezado con mal pie y no sabiendo muy bien lo que quería y que, tras asentarse, se había convertido en lo que sus creadores querían hacer que es, básicamente, lo que pasó con Happy Endings. Ambas series empezaron con una idea y, después de una primera temporada que más o menos se centró en ella, pasaron a hacer otra cosa: capítulos de amigos que se juntan y hacen cosas. Bien, en el caso de HE la cosa, a mi parecer, va muy bien pero, después de un único episodio de CT (en un momento en que la serie está asentada ya y no tiene excusas), tengo que decir que estoy algo sorprendido, por las cosas buenas que he oído y leído: me pareció una cosa horrible.

Os voy a contar por qué y, de paso, escribo un poco lo que me venga a la mente, que hace tiempo:

1.- La serie parte con cosas buena para que me hubiera gustado, aunque sea de esas cosas a las que luego no tiene mucho sentido agarrarse como garantía. La primera es que está creada por Bill Lawrence y a mí me encanta Scrubs, o por lo menos sus primeras 7 temporadas (que ya está bien). La segunda es que me gusta Courteney Cox, haga de Mónica o no, eso no me importa, me cae bien en general (y tampoco me importa que su personaje no sea, a la hora de la verdad, la protagonista). Dicho eso, ninguno de los dos me ha dado lo que esperaba. Y lo del creador podía estar cogido por los pelos, pero es que este episodio está escrito por él.


2.- Ninguno de los personajes me cae bien, me gusta o me parece interesante. No tengo problemas con la gente egoísta, borracha o lamentable, sino, no sería un absoluto amante de el comedión que es It´s Always Sunny in Philadelphia. No, es que son insoportables en general. No creo que estén mal construidos o escritos, para eso igual sí que necesitaría más episodios, pero están mal utilizados, pertenecen a una serie en la que sacaras verdadero partido a sus personalidades o en la que hubiera más mala leche.

3.- No tengo problemas con episodios en que las tramas están dispersas o estilos en los que la gente habla rápido (algunas de mis comedias preferidas, lo hacen), pero aquí sale mal. El episodio está mal escrito estructuralmente. Coger unos argumentos y aplastarlos y restregarlos contra el suelo y, según queden, pegarlos en el guión, no ayuda a nadie. Todo está disperso y descentrado dejando que lo único que pueda salvar el conjunto es que los diálogos o situaciones sean graciosas, tiernas o inspiradas...

4.- ... y no lo son. Los diálogos están poco inspirados y no tienen gracia. Desde luego, en este episodio ni he sonreído, ni me he reído, ni ha habido momentos que me parecieran curiosos, ni tiernos, ni interesantes... No sé, realmente me ha sorprendido el desastre que me he encontrado.


5.- "Es que te estás perdiendo cosas que han pasado antes, running gags...". No es la primera serie de la que veo un episodio al azar una vez ya asentada. Otro ejemplo, aunque comencé con uno claro y de la misma cadena: empecé a ver The Legue en la tercera temporada y me ha encantado, desde el primero hasta el último. Sí, te hacen falta unos episodios para meterte pero, si el primer episodio de la temporada no me hubiera gustado, la habría mandado a freír espárragos.

Having said that (regalo para los fans de Curb Your Enthusiasm), aunque ahora mismo entiendo menos por qué hay gente a la que le gusta, sigo entendiéndolo: hay series para todos. En este caso, no es para muchos, pero tampoco en el de mi adorada Community, por ejemplo. Lo que me ha sorprendido es lo poco que me ha gustado el episodio por la variedad y cantidad de comedias que veo. En muchos aspectos, el episodio me ha parecido peor que los de muchas comedias de CBS que encuentro abominables, porque aquellas, por lo menos, tienen un sentido de estructura claro.

Pero, como comentaba al inicio, es injusto juzgar a una serie por un episodio, supongo así que espero que los seguidores de la serie me cuenten en los comentarios cuáles les parecen sus puntos fuertes y lo más interesante de ella. Yo, para empezar, dejo la serie en mi montón "ni con un palo" pero, quién sabe, la vida da muchas vueltas pero, por lo que parece, este humor, no es para mí.

Un comentario.

  1. Alecxps says:

    Yo creo que es normal que no te haya podido convencer viendo el primer capítulo de la 3ª temporada. Para amar esta serie tal y como es ahora, tienes que haber visto sus inicios, ver cómo ha evolucionado la serie y que sus personajes se hagan un hueco en tu corazón. Además que ha llegado a un nivel meta en que hacen bromas sobre bromas anteriores, lo que es parte de lo que la hace genial para los fans. Es así. Todas la puyas de Ellie a Laurie, el Bromance de Andy y Bobby, la relación de Grayson y Jules, el Penny Can... La unión entre todos en general y que ves en cada capítulo, te acaba haciendo querer estar allí con ellos disfrutando de buena compañía y y bebiendo vino.

Posts // Comentarios

¡Mis libros!

Últimos comentarios:

Previously on...

Nos enlazan:

- Copyright © 2002 Freak’s City -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -