Posted by : Dani López 01 octubre 2010

Siempre me han hecho gracia los bloopers (lo que aquí se llama tomas falsas, vamos) por una simple razón, una razón muy clara: sale gente descojonándose. Es una cosa que no puedo evitar. Ésto no me vale para las risas enlatadas porque son más artificiales y, de hecho, no ves a las personas que se ríen individualmente, sólo a un rebaño de risas sin rostro. Por ejemplo, cuando en algún Late Night el anfitrión empieza a reírse por algo, a mí me entra la risa (ésto le pasa mucho a Craig Ferguson en su programa, pobre). Por ejemplo, cuando Will & Grace emitió la premiere de su octava y última temporada, Alive and Schticking, emitió el capítulo en directo y los actores se partían el culo de vez en cuando (incluso había momentos en que estaba un rato callados porque no podían aguantarse), resultando en momentos en los que yo no podía evitar acabar casi sin respiración de la risa. Bueno, del mismo modo, aunque The Ricky Gervais Show no fuera lo gracioso que es (que en mi opinión lo es y mucho), yo me pasaría medio episodio descojonado de la risa porque Ricky Gervais (especialmente, porque es muy escandaloso y cabrón, pero Stephen Merchant también se ríe) se pasa otro tanto partiéndose el pecho riéndose de su amigo Karl Pilkington.


The Ricky Gervais Show no es una adaptación sino un transporte de un medio a otro: se trata de la versión animada de un podcast que hacían Ricky, Stephen y Karl hecha por la HBO. ¿Una versión animada de un podcast, pero en qué mundo vivimos? ¿Es posible siquiera? No sólo es posible, sino que queda bien. Tengamos en cuenta que aquí de lo que se trata es de unos diálogos a los que después se les pone animación y, teniendo en cuenta la variedad de temas y de tonterías que se dicen, los animadores tienen fácil el ir representando, de forma más o menos literal lo que se va escuchando, ajustando bastante bien siempre el sonido a lo que vemos en pantalla y, aunque no estaba concebido así, hay que reconocer que le añade una dimensión más de diversión.

Pero voy a deciros la verdad: éste no es el show de Ricky, es del show de Karl Pilkington, the little round-headed buffoon. ¿Es posible que exista alguien así? Alguno pensará que es un acto, pero cuanto más le escucho pienso en que es imposible inventarse algunas de las cosas que dice, y el ser "de verdad" le hace más grande. Básicamente, en lo que consistía el podcast (y por ende la serie animada) era en Ricky y Stephen riéndose de Karl. Especialmente Ricky es un cabrón de mucho cuidado. ¿Y por qué se ríen de él? Bueno... escuchadle. Digamos que es un personaje peculiar: lento, amante de los freaks (literalmente, no los que entran en este humilde blog, aunque alguno será ambas, claro) y los monos, con opiniones algo extrañas, con conocimientos algo limitados, razonamientos algo incompletos, pero momentos de extraña lucidez, momentos de imaginación desbordada y momentos de imaginación tan limitada que enferma. Es complicado describirle pero, si algo está claro, es que después de 13 episodios empiezas a conocerle algo mejor (ahora en su nueva serie, An Idiot Abroad, donde Ricky y Stephen le mandan por todo el mundo conociendo otras culturas para reírse de él, le conoceremos aún más). Y es que el podcast es creado por Ricky y Stephen para entretenerse y echarse unas risas a costa de Karl, así lo comentan más de una vez, mientras que él está allí para pasar el rato y ganar algo de dinero ya que acaba de dejar su trabajo de productor de radio.


Es complicado para mí describir la serie: hay que verla. Sus breves capítulos de 20 minutos en inglés británico con momentos a los que cuesta acostumbrarse (el acento de Manchester de Karl, por ejemplo), igual echa atrás a alguno, pero no le tengáis miedo, bajaros la serie y los subtítulos y disfrutar riéndoos un buen rato, que al final te acostumbras a todo. Personalmente, cuantos más veía, más quería (creo que ya tienen una segunda prevista) y además me hacía gracia pensar que lo que sería el podcast en que yo participo trasladado a este formato, aunque no tenemos temas tan gráficos. Animaros, como los protagonistas (XDDD qué gracioso), y dejaros llevar por los delirios de un loco y los cabrones de sus amigos.

2 Comentarios.

  1. Pufff, iba a echarle un vistazo pero si sólo hay Torrents...

    ¿No tienes descargas directas? O sino, dime un programa para bajar los Torrents

  2. Dani says:

    Descargas directas:
    http://www.pilkipedia.co.uk/forum/viewtopic.php?t=344

    E-links:
    http://www.subadictos.net/foros/showthread.php?t=1110

Posts // Comentarios

¡Mis libros!

Últimos comentarios:

Previously on...

Nos enlazan:

- Copyright © 2002 Freak’s City -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -