Posted by : Dani López 01 julio 2010

[Ahora que lo leo, el título puede parecer algo obvio pero lean porqué lo digo.] El otro día veía el nuevo episodio de Nostalgia Critic, dedicado a Hook y sentí que, en cierto modo, es más complicado meterse con una película (y a la vez hacer comedia de ello, que es lo bueno) cuando te gusta o le tienes un cariño especial. Éso, sumado a que Hook ni siquiera es una película tan desastrosa como otras que suele reseñar el autor, hizo que el episodio no tuviera tanta chispa ni tanta gracia como el de Theodore Rex (un despropósito con el que me identifiqué, ya que fui a ver esa película, no sé porqué razones, al cine cuando tenía unos 13 años y los dinosaurios eran algo cool).


Si escribo este post es porque quiero hacer una reflexión (o éso pensaba antes de no pensar y dejarme llevar... ups, spoilers :P). El ejemplo anteriormente comentado, se trata de "una serie" que se basa en sacarle punta y destrozar películas con muchos defectos y cosas raras. En teoría, se trata de demostrar si películas que vimos cuando éramos más jóvenes y sin criterio y que nos gustaron, aún se sostienen. El caso es que en contadas ocasiones es así pero, a veces, incluso cuando lo hace, la película sigue teniendo un montón de puntos que podemos sacar de contexto, agrandar y usar para reírnos de ella. Entonces, cuando la película aún nos gusta lo suficiente o no es tan mala, ¿nos cuesta más reírnos de ella? Es curioso pero quizá si nos cegamos un poco a veces o nos da cierta pena meternos con el producto, supongo. Hay tontadas que nos llegan a un punto del corazón o del cerebro que desencadenan que, cuando alguien se refiere a ellas negativamente, nosotros esbocemos una pequeña sonrisita y digamos "si no está tan mal" o "si está bien" (depende del grado de unión con la película y de la calidad).


Ésto que digo tengo la sensación de que vale menos para las series por una razón: tienen en su contra el factor de desgaste. Cuando empezamos a ver una serie que no es buena pero que a nosotros "nos gusta" o lo que sea, podemos defenderla con cierta maestría, pero si su calidad ínfima se mantiene, poco a poco va desgastándonos las ganas de ejercer de abogado del diablo, episodio a episodio. Por éso, cuando hay un capítulo que sigue siendo malo pero es mejor que los últimos, parecemos excitarnos sin razón aparente y llenarnos de esperanza de que lo que nosotros vemos mejor sea una señal de que algo cambia. Casi nunca lo es, sin embargo. Las películas, por el contrario, por largas que sean son más efímeras y tienen la capacidad (o el potencial) de camuflar o comprimir mejor sus defectos, por no hablar de que tenemos que aguantarlas menos tiempo. Eso sí, una serie buena, tiene otras ventajas sobre una película buena, como su carácter episódico, que nos permite disfrutar de sus bondades en pequeñas dosis, y su mayor duración, que nos permite hacerlo durante más tiempo. No sé cómo he llegado de lo que quería comentar a ésto, pero no pretendo que parezca que estoy haciendo un series vs. películas porque tal batalla no existe y para mí son dos formatos de ficción igualmente válidos, lo mismo que no los peleo con los tebeos o libros, simplemente hay que disfrutar de todos según el momento, el lugar, la compañía, etc.

6 Comentarios.

  1. Stefani says:

    Ains, yo no puedo criticar negativamente a clásicos como La historia interminable... y la verdad es que no era buena, pero la nostalgia me corroe!!!!!

  2. Dani says:

    Y éso que no hablamos de la segunda parte, jajaja. A veces, incluso, preferimos no volver a verlas porque sabemos que va a ser penoso.

  3. Bueno Dani, a veces decimos un "si no está tan mal" o un "si está bien" o un directo y contundente "esto TÚ no me lo dices en la calle"...Tengo muchas películas que no soportarían una revisión...y no lo voy a hacer. Sin embargo, voy a intentar esa misma revisión con dos series que me marcaron de pequeño(supongo que a medio mundo) como "Luz de Luna" (Moonlighting) y "Remington Steele"...Estas dos series pertenecen a la réplica "Esto tú no me lo dices en la calle"...así que veremos si soportan el paso del tiempo.

  4. Dani says:

    ¡Grandes! Son dos clásicos de las series "pre-procedimental a lo CSI", bien diferentes pero entretenidas. Claro, hablo de memoria. A mi madre le gustaban mucho y siempre que podía las veía.
    Muchos dicen que "Remington Steele" fue lo que le dio a Pierce el papel de Bond...

  5. Ya te digo, pero para mí había mucho más humor, aunque quizás también eran más inocentes...y encima acabo de ver en imdb que uno de los episodios más recordados de "Luz de Luna" es justo uno de mis favoritos (qué poco original). Se llamaba "Atomic Shakesperare", es la historia de un chico que tiene que hacer un trabajo sobre la "La Fierecilla domada" de Shakespeare y su madre no le deja ver Luz de Luna, y entonces se imagina como sería la obra representada por los actores de la serie. Increíble Willis representando a Shakespeare.
    P.D. Oye, buen post como siempre, pero yo sí creo que hay diferencias entre el cine y las series que hacen que deban ser criticadas de forma diferente. Como tú dices el desgaste en una serie es mucho mayor, y la sensación de paso del tiempo también. Ahora estoy viendo "V", el remake, y no puedo evitar pensar que si revisara la serie clásica, Diana y sus reptiles nazis me iban a defraudar...como pasó con Battlestar Galactica...
    Aunque sigo pensando que las mejores series se están haciendo en la última década, así que veremos que tal les trata el tiempo y las modas.

  6. Dani says:

    No, si yo también. Igual me he expresado mal. Y, vaya, me imagino que la V original ahora apestará bastante... pero no sé, yo tampoco tengo pelotas como para averiguarlo.

Posts // Comentarios

¡Mis libros!

Últimos comentarios:

Previously on...

Nos enlazan:

- Copyright © 2002 Freak’s City -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -