Posted by : Unknown 06 mayo 2010

Hoy os traigo mis comentarios sobre tres películas en un único post. No pueden ser más distintas entre sí, como veréis (hay que ver de todo), en calidad, temas y género, pero ninguna me ha parecido mala. Esta vez he tenido suerte.


- Moon - 2009 - 4/5
Dirección: Duncan Jones.
Guión: Nathan Parker y Duncan Jones.
Una película en la que su único protagonista (Sam Rockwell) se enfrenta a diversos problemas de identidad, de aislamiento, de soledad, y todo ello en una base lunar que bien podría ser posible en un futuro no muy lejano en el que una compañía ha logrado un modo de aprovechar la radiación solar y solucionar los problemas de energía mundiales. La película pasa por muchas fases diferentes en las que nos transmite perfectamente los sentimientos de su protagonista y su soledad. Después, la cosa toma un rumbo diferente y, al final, se embarca en la aclaración de lo que está pasando (quizás en algunos momentos despista pero tampoco pretende ser una película de grandes giros). Algunas de las revelaciones son devastadoras para el protagonista y otras para el espectador, pero de manera asombrosa se las arregla para mantenerse entretenida durante todo su metraje. Es cierto que no es Naufrago pero en la luna, pero su apuesta siempre corre el riesgo de, especialmente en los inicios, resultar aburrida, y lo esquiva bien. De hecho, su primera media hora es clave en el proceso de administración de la tensión y de la base para que todo funcione bien en la historia. En definitiva, ciencia ficción de ésa que no resulta tan ficticia (en los tiempos que vivimos empezamos a ver que casi todo es, con el tiempo, posible) ni lejana que nos sumerge en la vida de un simple trabajador que quiere volver a casa con su familia.


- Date Night - 2010 - 3/5
Dirección: Shawn Levy.
Guión: Nathan Parker.
Comedia entretenida que, sin duda cuenta como mayor atractivo su pareja de protagonista o, por lo menos a nivel comercial de partida. Está claro que si vas a hacer una comedia y pones a una pareja de cómicos famosa y competente, la cosa tiene más opciones de ser graciosa, pero el guión tiene que serlo, porque ellos no pueden hacer milagros, o no siempre. Creo que éste es el caso, porque aunque no está mal escrita (a excepción de algún detalle y dependiendo de lo dispuesto que estés a asumir el final como válido… mejor no digo nada, pero está muy mal traído), muchas veces tienes la sensación de que podría haber sido muchísimo más divertida. También existe la posibilidad de que no fueran por ahí y el guión estuviera concebido para hablar de los problemas de pareja que aparecen en un matrimonio cuando aparece la rutina como algo negativo. En ése caso, también hacen sus aportes, pero se quedan lejos de hacer un análisis profundo, dejando de lado el hecho de que, para eso, no hacía falta contratar a dos de los cómicos más cotizados del panorama. Total que, al final, hay que reconocerlo, se queda a medias de todo pero, aún así, consigue ser entretenida, lo suficientemente divertida y lo suficientemente creíble (a nivel emocional: el resto es parte de la gracia que no lo sea demasiado), y eso se lo debe a Tina Fey y a Steve Carell, que navegan bien entre ambos registros y consiguen que una pareja completamente fuera de lugar resulte más divertida de lo que la escribieron para ser. En conclusión, si os gustan los protagonistas (o si os gusta el torso desnudo de Mark Wahlberg), vedla, hace pasar un rato agradable.


- Anvil: The Story of Anvil - 2008 - 4,5/5
Dirección: Sacha Gervasi.
[Vi la película hace más de medio año pero se me había olvidado reseñarla y eso un crimen, porque es una gran película, un gran documental.] Cuando hablamos de This is Spinal Tap, el magistral falso documental y comedia de lo ridículo, hablamos de que había muchos guiños a los seguidores de la historia de la música, muchas circunstancias y situaciones que recordaban a cosas que realmente ocurrieron a algún grupo de música. Esta vez, estamos ante un documental de verdad, que apesta a verdad, y aún así hay tantas similitudes con aquella película, que da miedo. Anvil es una banda canadiense de heavy metal que fue muy grande en su momento pero, en el momento del documental, sólo existe por las noches en algún bar tocando para 20 ó 30 personas. La historia que se nos cuenta sigue a la banda en el empeño de su líder por volver a grabar un nuevo disco y de volver a los escenarios de verdad. Decía antes que la película apesta a verdad y, como pueden imaginar, la realidad es dura, amarga y está llena de desilusiones: lo único que nos mantiene con esperanzas durante su metraje es intentar recordar que, como dijo Conan O´Brien, si trabajas duro y eres buena persona, pasarán cosas maravillosas (algo así). Maravilloso es sin duda lo que a uno le toca el corazón esta historia de gente apasionada por lo que hace, pase lo que pase: te hace reír, te hace llorar, enfadarte, te hace animar a sus protagonistas y te hace sufrir con ellos su largo camino intentando volver a ser, por lo menos un poco, lo que fueron. Mayores sí, mucho más, pero madre mía si tiene energía. Inspirador documental protagonizado por personas de verdad, con muchos defectos, pero con buen corazón.

Un comentario.

  1. Yorch says:

    Moon la tengo descargada desde hace tiempo y me han entrado ganas de verla tras leerte.

Posts // Comentarios

¡Mis libros!

Últimos comentarios:

Previously on...

Nos enlazan:

- Copyright © 2002 Freak’s City -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -