Posted by : Dani López 22 abril 2010

El otro día me topé con esta imagen y me ha hecho pensar en un tema que quiero compartir con vosotros:


En el gráfico se compara la aparición de diferentes tramas "independientes" (entre comillas porque más se refiere a historias de un personaje, no que no se relacionen en un momento u otro con las demás) o tramas a lo largo de un episodio de The Wire (el 2x05, titulado Undertow) y a lo largo de uno de Life on Mars [UK] (el 2x04, titulado... Episode 4), ambas, en mi opinión, series muy buenas. Eso sí, creo que la primera es la mejor serie de la historia, por lo que las comparaciones son odiosas.

Así, después de verlo, como mi opinión personal pone a la serie americana por encima de la británica (aunque no creo que sean comparables en absoluto porque son dos productos completamente diferentes) me pregunto: ¿las series con argumentos complicados, con muchos personajes, con grandes alardes narrativos, son mejores? Creo que, como siempre, generalizar es odioso y, además, poner como cierto algo que no lo es (lo que una persona normal llamaría mentir). Como reflexionaba hace tiempo en aquel post sobre las series procedimentales, hay un tipo de público que no quiere tramas complicadas sino un entretenimiento rápido y espectacular (en ocasiones) que les permita quedarse dormidos o faltar a un episodio de una semana sin tener la sensación de haberse perdido algo. Y, como bien dicta la ley de la oferta y la demanda, pedid y se os dará. Vamos, que como hay mucha gente que ve estas series, hay muchas series para ellos. Pero, claro, no todas las series son así, y hay series más complejas, que requieren atención del espectador, revisiones y una dedicación que no todas reclaman.

Life on Mars [UK] es una muy buena serie para mi gusto, aunque es una serie procedimental (es que una cosa no quita a la otra), pero su atractivo extra está en sus elementos especiales (en este caso: el misterio de si el protagonista está loco, en coma o ha viajado en el tiempo, así como el contraste entre sus métodos del siglo XXI y los de los años 60): las series de este tipo no pueden permitirse hacer lo de siempre y tienen que dar algo más al espectador, lo que sea, o están perdidas. En ocasiones intentan, me parece, camuflar su naturaleza pero, reducidas a su mínima expresión, siguen siendo una serie de "casos semanales". Y es en gráficos como en el de arriba que podemos apreciar esta reducción que, en este caso, créanme, no es el más simple que pueden encontrar, ni de lejos, y hay series que tienen dos o, incluso, sólo una trama. Pero después tenemos The Wire.

En el episodio concreto que se muestra de la serie de la HBO, vemos que a lo largo del episodio aparecen, de manera más o menos breve, 21 tramas distintas. Este caso es realmente peculiar debido, especialmente, a la gran cantidad de personajes que tiene la serie, personajes que aparecen y desaparecen a lo largo de sus cinco temporadas como las personas a lo largo de la vida de uno. Quizás éste sea un caso extremo de cantidad de tramas y, aunque hay series que tienen cinco o seis tramas distintas o más, al final, ¿qué pasa si reducimos la mayor parte de las series a este extremo? Pues que ninguna se complica tanto en ése aspecto. Pero es que no hace falta hacerlo para que una serie se complique a los ojos del espectador: Lost es una serie que muchos dejaron de seguir porque decían que era un lío, porque no se enteraban de nada, etc., pero, ¿cuántas tramas sustenta cada episodio? En el último episodio de Lost, que es prácticamente el tipo de episodio de la serie que más tramas tiene (debido a... bueno, los seguidores lo saben, pero tenemos el doble de tramas y es un episodio no centrado en nadie en concreto), se puede decir que tendrá entre ocho y diez tramas. Sin embargo, no es la cantidad de tramas lo que hace que Lost sea una serie compleja, sino los detalles, las conexiones, las referencias y los misterios. En episodios más "típicos" de la serie, puede llegar un momento en que tengamos "sólo" dos tramas, pero éso no quiere decir que no haya que estar muy atento a la pantalla.


Así pues, hay varias formas de complicarse (o, vale, de darle complejidad a una serie), pero ¿con éso se consiguen buenos resultados siempre? Obviamente, como he dicho arriba, generalizar es una estupidez, pero considero que las series que plantean un poco más de desafío a mi mente, que me demandan atención y que no me hacen concesiones, terminan siendo mis preferidas. Sin embargo, ¿quiere decir éso que las series más simples, más condescendientes, menos complicadas, no me gusten o sean malas? Pues no, tampoco. De hecho, creo que el fondo de armario de todo buen amante de las series tiene que incluir una cierta variedad en la semana que mezcle complejidad y simpleza, comedia y drama, capítulos cortos y capítulos largos, tramas autoconclusivas y de largo recorrido. ¿Por qué? No sólo porque, como dice el refrán, en la variedad está el gusto, sino también por salud mental.

El otro día, por poner un ejemplo, vi los siguientes episodios: Treme 1x02, American Dad! 5x15, The Simpsons 21x08, Damages 3x13, Castle 2x21 y The Late Late Show with Craig Ferguson [19/04/2010]. A parte de la conclusión de que tengo mucho tiempo libre (no se preocupen, no todos mis días son así... a veces veo películas :P), verán que intento ver series de forma "sana", mezclando calidad, duración, necesidad de atención, etc.. De este modo lo que consigues es disfrutar de los distintos géneros y apreciar sus virtudes, además de no volverte loco. También, si ves tantas series como yo, es más sencillo hacer ésto. Y, sin embargo, en ocasiones, uno se mete maratones de series indecentes, complicadas o no, ¿por qué? Pues porque, al final, este entretenimiento, como cualquier otro, afecta al ánimo de quien lo disfruta y, a la vez, el ánimo del espectador muchas veces decide qué es lo que quiere disfrutar, simple, complejo, drama o comedia, como siempre, todo depende del momento y del lugar. Y, la conclusión a la que quiero llegar es que os aconsejo que no veáis una serie porque toca, sólo si os apetece: si no os apetece, pero os apetece ver alguna serie, tened episodios de emergencia, series a medio terminar, que os salvarán del aburrimiento y conseguirán que sigáis disfrutando de este formato que, personalmente, amo profundamente.

P.D.: este post se refiere únicamente a los dramas o no a las comedias puras, porque considero que allí se manejan otros mecanismos muy distintos.

2 Comentarios.

  1. makelele says:

    Como bien dices Dani, las comparaciones son odiosas... Life on Mars es para mi una serie que me marcó por como acabó y por lo bonito del acento inglés, soy un enamorado de esta cultura, y The wire nada más la pude aguantar 2 episodios, porque no conseguía captar mi atención. Por ejemplo 24 es para mí el extremo contrario a The wire, droga dura como dijo Boyero, pura adicción y con The wire debo esforzarme para seguirla. Aun asi le tendre que dar una oportunidad porque me fio de vosotros jejejej

  2. Dani says:

    Es completamente cierto: hay que esforzarse para verla. Es la clase de serie que no hace concesiones y algunos no pueden con ella, y lo entiendo. Life on Mars tuvo, en mi opinión, un gran final. Mira que 24 se supone en tiempo real pero en The Wire es donde notas el paso del tiempo sin duda jajaja.

Posts // Comentarios

¡Mis libros!

Últimos comentarios:

Previously on...

Nos enlazan:

- Copyright © 2002 Freak’s City -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -