Posted by : Dani López 26 mayo 2009

Sigo recuperando los juegos de la PS2 que me habían quedado pendientes (aún tengo un par que ya tengo y he jugado y tengo que terminar para comentar) y toca la segunda parte de un juego que me gustó mucho, como ya os dije, pese a sus defectos que estaban muy localizados.
Dicen que segundas partes nunca fueron buenas pero, damn it, si este juego no supera y perfecciona la experiencia del anterior manteniendo, eso sí, sus señas de identidad y, claro, algunos de los defectos. A por él.

- God of War II: Divine Retribution - PlayStation 2 - Marzo 2007
La segunda parte de las aventuras de Kratos se ajusta perfectamente al subtítulo de la película de South Park, "Bigger, Longer & Uncut", porque aunque a mí no se me haya hecho mucho más largo, la verdad es que sí lo es. God of War II es más largo que su predecesor, es algo más complicado, es más emocionante y es más grandioso, en todos los sentidos. Un ejemplo claro son los escenarios donde se desarrollan las aventuras de Kratos, escenarios de proporciones imposibles y de imposible belleza (sí, recuerdo los escenarios del primero, que eran una maravilla). Otro ejemplo, son los enemigos que siguen con la idea del principio y dejan unos jefes finales para la historia.

Sin duda, una de las mejores formas de dejar claro lo bueno que es el juego sería comentando el primer nivel/sección del juego, que para mí, se corona como uno de los mejores inicios de un juego jamás hechos. Empezamos, tomando el final del juego anterior, como el nuevo dios de la guerra que desciende a Rodas para terminar su destrucción (que está siendo llevada a cabo por los espartanos) pero Atenea, harta de nuestros aires, nos traiciona y nos vuelve de "tamaño mortal" además de insuflar vida al coloso que preside el puerto de la ciudad, quien tratará de acabar con nuestra vida. Todo desde el inicio hasta el momento final (no diré más) de la sección, es un subidón tras otro en el que, de forma muy inteligente, los programadores nos introducen en los quehaceres de Kratos y sus habilidades. Para los nuevos, las experiencia será muy grata, porque aprenderán a hacer prácticamente todo lo necesario. Para los viejos guerreros espartanos, hay una recompensa dejándonos ponernos a los mandos del personaje en su máximo esplendor (cosa que no se suele hacer hasta el final) y manejarlo una vez más, recordando sus movimientos y aprendiendo algunos de sus nuevos trucos (algunos de ellos son geniales: el columpio con las cadenas en ciertos puntos, el avanzar agarrados a ciertos techos...). Al final de la sección, nos veremos privados de todo este poder y empezará, de verdad, la nueva odisea, pero ya lo hemos pasado como enanos.

Nuevos movimientos, comentaba, algunos de los cuales es fundamental que perfeccionemos para superar el juego y que, en adición a los que podemos hacer desde el inicio, se añaden otros nuevos como el planeo, ralentizar el tiempo o el poder devolver ataques energéticos contra nuestros enemigos. Y, sinceramente, hay momentos que no podrían haber sido los mismos sin estas nuevas habilidades. Ahora me viene a la cabeza la breve pero intensa y espectacular escena en la que tenemos que atravesar un conjunto de columnas según se van derruyendo. Pero es que casi todo es así, puzles y batallas unidas con grandes momentos. ¿Otro ejemplo de momentos espectaculares? Cabalgar a lomos de Pegaso, lanzándonos contra enemigos y peleando sobre sus monturas. Genial.

Una vez más, sí, hay defectos, pero que no sabría muy bien si ya lo son o no: la linealidad del juego, que esta vez es algo menor, creo que es, en algunos momentos, fundamental para que no pare la marcha. Una cosa que sí pondría como pero, quizás, sería que, la verdad, las armas secundarias a veces son algo, no sé, innecesarias, pero especialmente pienso en la lanza, que consigues como el que se encuentra un billete en el suelo y no usas demasiado (eso sí, es útil para mantener algunos enemigos a raya con su ataque energético, pero con las cadenas, un par de martillazos y el eventual uso de la espada, la cosa va que chuta). Por el contrario, las nuevas magias, sí son útiles y espectaculares, y éso que algunas son viejas conocidas, pero es que el "pisotón terremoto", me vuelve loco. Sí, puede que el juego, pese a sus añadidos, sea muy similar al anterior en jugabilidad pero, cuando aquella era genial y, además, ahora está mejorada y aumentada, creo que no hay mucho de qué quejarse. Ah, que no se me olvide: hay bastantes extras, creo que más que en el anterior, y éso siempre se agradece.
No se lo pierdan si aún no lo han disfrutado: no puedo ni imaginar lo que puede molar (poniéndome técnico) el próximo juego, y último, pero yo quiero jugarlo ya, porque el final de este juego es, aún más que en la primera parte, un cliffhanger de los que fastidian.

Otros análisis: Meristation [9], Metacritic [93], IGN [9,7] o GameSpy [5/5], Gametrailers:

3 Comentarios.

  1. Sunne says:

    gnial tio genial" no me he pasado muchos juegos en mi vida pq generalmente su duración acaba agotandome (odio el gran San Andreas al que adoraba con mi 30% de juego :(

    Pero este es uno de los que no pude soltar, y empecé por el II, imagina que la primera aún no he jugado pero Kratos es grande y tengo una pequeña copia del mismo en mi cuarto, ese muñeco me encanta!

  2. Dani says:

    ¡Yo también tengo una figura de acción de Kratos con sus cuchillas en mi habitación!

  3. Un juego absolutamente genial, de lo mejor que se puede encontrar en Ps2 y en cualquier consola. Eso sí, pese a que técnicamente y jugablemente es mejor esta segunda entrega, siempre voy a preferir la primera.

Posts // Comentarios

¡Mis libros!

Últimos comentarios:

Previously on...

Nos enlazan:

- Copyright © 2002 Freak’s City -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -