Posted by : Dani López 03 marzo 2009

El otro día vi un episodio de Monk en Calle 13 (como sigo sin sonido en mi ordenador, dios sabe porqué manías del Ubuntu 8.04 a mi portátil o a Toshiba, estoy viendo más cosas en la TV). No era la primera vez que lo hacía, pero esta vez hubo algo especial en el episodio. Empecemos por el principio, por si alguien no sabe de qué serie hablamos.

Monk (que va a terminar con la temporada actual, la séptima... o éso creía yo) es una serie procedimental que tiene como protagonista a un personaje peculiar. Dicho así, ahora mismo no es especial, pero la serie se estrenó en 2002, y todavía la cosa no estaba tan masificada, la verdad. El protagonista (Tony Shalhoub), un ex-policía, es una mezcla entre James Roday en Psych y Jack Nicholson en Mejor imposible, ésto último debido a una serie de fobias y manías que surgieron tras el asesinato no resuelto de su mujer. Después de ello, el policía deja de ser apto para tal cometido, pero sigue ayudando al departamento como investigador externo. ¿En situación? Perfecto.

Creo que, pese a su longevidad, o precisamente por ella, Monk siempre es consciente de que actualmente no es la serie más popular y tiene que innovar o, por lo menos, tratar de no hacer siempre lo mismo, cosa que no sienten la necesidad de hacer series que, aunque usen continuamente los mismos esquemas, está bañadas por el éxito. En el episodio del que hoy os hablo, Mr. Monk Stays Up All Night [6x09/s06e09] (que parece que es uno de los mejores de la serie y eso que, en general, y por lo que yo he visto, la serie tiene muy buenos episodios), las cosas son algo distintas a lo habitual y, su estructura, me ha recordado a un detalle que se usa en ocasiones en las series de este tipo, a un recurso interesante: el hacer que la trama surja y evolucione por la intervención del protagonista o, mejor dicho, que la trama, en cierto punto, exista sólo gracias a la que el protagonista interactúa con otros personajes, en vez de dejar al protagonista como un agente externo que no influye. Como veis, es un recurso que habéis observado muchas veces, pero en este episodio creo que está genialmente usado y consigue realmente la sorpresa y la sensación de que todo ha quedado bien explicado y tiene sentido.

Voy a ser más concreto pero desvelando cosas del argumento así que, si tenéis la más mínima curiosidad por ver el episodio, mejor no sigáis leyendo. Es decir, spoilers alert.
Monk va caminando por la calle con su asistente/enfermera/cuidadora cuando se cruza con una mujer y siente que tiene que hablar con ella por alguna razón pero, la persigue y no consigue encontrarla. Debido a esta obsesión, está varios días sin dormir y, siguiendo un sabio consejo, sale por la noche a dar una vuelta para que le entre el sueño. Durabte su paseo, presencia el asesinato de un hombre (que parece ser un policía encubierto) dentro de la cocina de un restaurante, donde estaban haciendo tratos de drogas. Cuando llama a la policía, allí ya no hay nada ni nadie: no parece haber habido un asesinato. A medida que la trama avanza, descubrimos que era un montaje para engañar a la persona que iba a comprar la droga y que el muerto no era tal. Cuando Monk ve al supuesto policía encubierto vivo en la estación de tren, sigue investigando y llega, junto con la policía, a una tienda de monedas, donde el dueño parece no saber nada. Esta visita desencadena que el dueño de la tienda, a quien habían timado, se entere del engaño (le dicen que no hay tal crimen porque han visto al muerto vivo en la estación) y decida ir a matarle y a vengarse. A la vez le da a uno de los policías una servilleta para que se limpie que es igual a la del restaurante, donde dijo que nunca había estado. Sin entrar más en detalles (como si encuentra a la mujer que buscaba o porqué lo hacía), creo que se ve a lo que me refiero, y el terminar un episodio bien hilado, divertido e inteligente, da una sensación de satisfacción muy poco habitual en series que no tratan de hacer cosas nuevas y que tanto éxito tienen (lo que no pongo en duda, obviamente, son sus excelentes valores de producción y sentido del espectáculo). Claro, no inventaron la pólvora con este capítulo, pero hicieron las cosas muy bien.

4 Comentarios.

  1. Alex says:

    Esta es la tipica serie que no sigo fielmente, pero que siempre que veo un episodio me gusta. Más que nada porque su personaje protagonista y sus fobias es un gran acierto.

  2. Stefani says:

    Yo he visto Monk, las dos primeras temporadas. Se me hacía entretenida pero algo cansina. No sé si las siguientes temporadas tendrán algo que me vuelva a enganchar, espero que sí.

  3. Adri says:

    Pues yo nunca he sido muy fan de Monk, la verdad... después de vistos algunos episodios todos se me antojan iguales y se que lo que le idferencia es su protagonista al que, da la casualidad, NO AGUANTO.

    Además me jode todos los emmys y globos de oro que tiene. Que pesadilla.

  4. Anónimo says:

    Zorras perras monk es lo maximo vallan a culiar con un negro y q las parta en dos

Posts // Comentarios

¡Mis libros!

Últimos comentarios:

Previously on...

Nos enlazan:

- Copyright © 2002 Freak’s City -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -