Posted by : Dani López 31 octubre 2007

Calamaro - La Lengua Popular: 4,25/5

Algunos dicen que este es el mejor disco de Andrés Calamaro. Yo no voy a llegar a tanto pero lo que sí se puede decir de La Lengua Popular es que es la vuelta al mejor Calamaro y un disco en que cada una de sus 12 canciones es grande y un éxito en potencia. Puedes amar Alta Suciedad, Honestidad Brutal o El Salmón (este último es más difícil), los que eran los tres discos que a mí me más me gustan del cantante argentino, pero tienes que reconocer que, en todos ellos, en mayor o menos medida (de hecho, va creciendo según avanzas en el tiempo por esos tres discos) hay muestras de megalomanía descontrolada, autoindulgencia y drogas, de su innata capacidad de escribir como una máquina pero de su sorprendente falta de criterio a la hora de eliminar material. Quizás sin esas piezas que cuelgan, los discos de Andrés no serían iguales, es cierto, pero, en este disco que nos ocupa, ha demostrado que es capaz de hacer trabajos redondos después de un último disco que íntimo pero que no era completamente suyo.

Y es que, La Lengua Popular, es un disco que destila calidad y Calamaro por sus costados. Un disco que tiene algunas de las mejores canciones del cantante (aquí sabiamente producido por Cachorro López) para mi gusto, como Los chicos, Carnaval de Brasil (carnaval que, por cierto, se nombra en más de una canción del disco) o 5 minutos más (minibar), que abren el disco, pero el resto no desmerecen en absoluto, desde el humor de Sexy & Barrigón ("Soy una buena combinación / de Homero Simpson con Rolling Stone") hasta los temas del mejor pop como Mi gin tonic o La espuma de las orillas (con esa vena populista que también se escurre de Los Chicos, que suena a auténtica canción de borrachera). Si, por poner un ejemplo, tomamos Alta Suciedad, un disco por el que tengo predilección, no podemos dejar de admitir la verdad: le sobran un par de canciones o tres, según los gustos (pero, claro, si tiene canciones como Loco, Flaca, Media verónica, Crímenes perfectos... ¿cómo no vas a perdonarle). Y, así, el defecto se hace más patente en sus dos siguientes trabajos, alcanzando el paroxismo en El Salmón, que sería un gran disco en 2 cedes o, incluso, uno genial en uno (como el recopilatorio de 25 canciones que se publicó en Argentina), pero tiene cinco... Eso sí, te perderías momentos surrealistas, patéticos, deliciosos y perlitas del genio, ése es y será el precio.

En cualquier caso, el asunto es que, después de un buen trabajo como fue El Palacio de las flores, llega uno con composiciones totalmente originales que muestra porqué este argentino es un genio musical. Claro, tuvo que ir poco a poco para remontar, porque, ha estado muy perdido. Gracias a dios, parece que se ha encontrado, sin duda (como dice él mismo en La mitad del amor: "Parte de mi, no cambió y a la vez, / ya no soy el viejo Andrés, que no dormía jamás").

Aquí os dejo el vídeo de Carnaval de Brasil, lleno de referencias a las influencias del autor:


Más discos de Calamaro comentados aquí: El Regreso, Honestidad Brutal, Alta Suciedad y Nadie sale vivo de aquí.

2 Comentarios.

  1. Lautaro says:

    El disco verdaderamente es la vuelta a un Calamaro original, a ese que sabia sacar canciones sencillas y originales. Coincido con los comentarios del autor.
    Nada para agregar, solo que ya tengo la entrada y el disco no lo compro por sacarlo por discográfica(obvio).

  2. Dani says:

    Me alegro de que pienses igual. Lo del disco... yo me lo he bajado y, la verdad, no será la primera vez que Andrés diga que eso le parece bien. Y yo, si viniera a mi ciudad, ten pon seguro que iría. Qué suerte tienes.

Posts // Comentarios

¡Mis libros!

Últimos comentarios:

Previously on...

Nos enlazan:

- Copyright © 2002 Freak’s City -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -