Posted by : Dani López 20 diciembre 2011

Showtime es una de las cadenas de cable premium que más ha crecido en los últimos 10 años en el tema de la series, tratando de plantar cara a HBO con un modo diferente de hacer las cosas y un tipo de series muy características (sobre todo las dramedias) para identificarla, pero también con algunas que son, sin duda, parte de su sello, como Dexter, y con series nuevas que, vaya, dejan claro que no siempre van a intentar hacer lo mismo, como la excelente Homeland. El pasado domingo acabaron ambas temporada y me apetece quitarme de la cabeza mis opiniones sobre ambas ya, así que hablaré brevemente de lo que nos han dejado este año. No voy a intentar que no haya spoilers, así que, aunque lo más probable es que no los haya, si no habéis visto terminar alguna de las dos, mejor no sigáis leyendo:


- Dexter: Es posible que ya haga unas temporadas que esta serie haya dejado de ser lo que nos cautivó en un principio pero, incluso en sus momentos más bajos, siempre pensé en que tanto el personaje, como la serie, se mantenían fieles a ciertos principios, códigos, si lo prefieren, hablando de lo que estamos hablando. Incluso el año pasado, donde la serie tuvo una temporada a veces aburrida y con un final sonrojante (no sólo para el personaje de Debra, sino para la serie en sí, que dejó claro que ya pasaba de ciertas cosas), parecía mantener ciertas señas de identidad y le daba otro enfoque al tema de los compañeros de Dexter. En parte, si la temporada pasada hubiera sido la final, nos hubiera dado algo, porque no fue el final que se merecía la serie, pero en parte, es posible que la serie ya no diera más de sí. Esto último, me niego a aceptarlo, creo que la serie necesitaba una temporada de cierre, una sexta temporada que dejara el viaje del oscuro pasajero en todo lo alto. Por eso, cuando leí que habían renovado la serie para otras dos temporadas más, casi  me da un infarto. ¿8 temporadas? Demasiado. Pero, claro, de lo que he venido a hablar aquí es de la última temporada, la sexta, que ha sido, a falta de mejores palabras, un desastre absoluto. Empezaré diciendo que basar la fuerza de una temporada en un giro que mucha gente se vio venir desde el principio (yo no, lo reconozco, pero en parte, creo, era porque me aburría bastante con los nuevos villanos), un giro que, el Dexter que conocemos, debió de resolver antes de que fuera oficialmente revelado al espectador, es una torpeza. ¿Dónde están las "víctimas semanales", los criminales más pequeños? ¿Dónde está la sensación de peligro sobre el protagonista de otras temporadas? ¿Y la sensación de que alguien pudiera descubrirlo? ¿Y qué me dicen de los personajes secundarios que antes me interesaban tanto o más que el protagonista? Porque yo no los he visto este año. Y Debra, oh, Debra... Lo que te han hecho en los últimos episodios, está más allá de la redención, un truco sacado de la manga para tener algo más de conflicto el año que viene. Una temporada que se ha arrastrado entre momentos buenos, dejando, de verdad, capítulos aburridos, momentos obvios (muchos pero, vaya, si quieren un ejemplo, la psicóloga, me vale), argumentos desaprovechados... Por supuesto, el otro tema de la temporada era la religión, muy apropiadamente y, en el inicio parecía que iban a hacer algo de verdad con ella, pero nada de nada. Para el final, por no ponerme demasiado concreto y pesado, dejo la, valga la redundancia, escena final que es la concreción de todo lo malo de la temporada: ¿Por qué Dexter está allí si todo el mundo sabe que está allí, especialmente su hermana, que es quien le mandó ir allí? Deja la sensación de que es, y una vez más a falta de mejor expresión, más tonto que una caja de zapatos. Antes de dejarlo, una reflexión: los cliffhangers no hacen las series, ni las temporadas, ni los capítulos, sean buenos, ni si quiera los mejores, no se dejen cegar por que "tienen curiosidad por saber qué pasa el año que viene" (yo también la tengo, soy humano), esta temporada, ha sido un fracaso. No todo ha sido malo, pero creo que ha sido la peor temporada de la serie (eso sí, tengo la memoria muy frágil para comparar entre temporadas).


- Homeland: Tampoco aquí ha sido todo bueno (nada hay perfecto... pero sí casi perfecto), pero sinceramente, si me pongo a no pensar en que tiene que haber más temporadas y cómo las van a enfocar, si me dejo llevar sólo por lo que esta primera temporada de la serie me ha dado, diré, sin sonrojo, que esta es una de las mejores primeras temporadas que una serie me ha regalado en mucho tiempo. Homeland, para mí, es el mejor drama que he visto este año, y lo ha sido gracias a 12 (o 13 si cuentan que el último es doble) episodios sobresalientes en los que el thriller político y de espías, el análisis de personajes y las interpretaciones han sido magistrales, de principio a fin, una maravilla. La serie nos ha dejado personas, personalidades, motivaciones y caracterizaciones complejas, tridimensionales, y todo ello siempre acompañado por tensión y giros interesantes y, en mi opinión, nada tramposos, sino perfectamente montados y trabajados. La única cosa sobre la que tenía dudas, era algo que en los primeros minutos del último episodio, se me aclara por completo. Pero, más allá de las ambigüedades de la trama y de los personajes, Homeland es una serie que está cuidada al detalle y donde los detalles cuentan: cada plano, cada palabra y cada mirada tiene significado, y así es como se hace un buen guión y así es como se filma. Podría nombrar muchas escenas magistrales, porque las hay, decenas, en las que pasan cosas a tantos niveles que estar haciendo cualquier otra cosa al ver la serie es un insulto, pero me quedaré con una, por nombrar una que no sea del final (donde la tensión se apila y se crean escenas que te dejan revuelto por dentro), y es la escena de los detector de mentiras en la CIA. Bueno, todo el episodio es magnífico, soberbio, pero me quedo con los interrogatorios de Saul y Brody (los demás también son grandes), y sobre todo con el segundo, con Carrie atrapada al otro lado del cristal y de la realidad, instalada en una verdad que sólo ella conoce y que le llevará a lo más bajo. Me va a quedar mucho más corto este comentario que el de la temporada de Dexter, que no me gustó, pero eso es por varias cosas. La primera, porque mola (y es más fácil) más hablar de lo que no te ha gustado. La segunda porque, aunque me he dejado libertad para escribir todo lo que quisiera sobre el argumento de la serie y regar todo de spoilers si tenía que hacerlo, no me da el corazón: ved esta serie, por favor. Quizá el año que viene se pase de rosca, quizá "salte el tiburón", quizá vaya demasiado lejos donde este año fue hasta donde no se puede avanzar más sin hacerlo mal, pero esta temporada ha sido un ejemplo de cómo hacer un drama de intriga y de personajes que no sé si se podrá repetir en los próximos años. Yo espero que sí.

Un comentario.

  1. De Debra (y Dexter) no quiero hablar porque me dan ganas de llorar. Y no estoy exagerando. Todavía no estoy lista para aceptar que Dexter se ha convertido en el desastre que ahora es.

    Homeland me ha fascinado, no tengo ninguna queja, ninguna. Al contrario, menos mal existe y existe The Good Wife o esto estaría mucho menos interesante para mí. Magnífica primera temporada que me ha emocionado tanto, a tantos niveles. Showtime ha pecado y rezado, o sea que ha empatado. Aunque yo sigo sin perdonarle lo de United States of Tara. xD

Posts // Comentarios

¡Mis libros!

Últimos comentarios:

Previously on...

Nos enlazan:

- Copyright © 2002 Freak’s City -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -